Servicio de transporte privado hace primera declaración sobre la desaparición de Mara Castilla

Publicado el día 12 de Septiembre del 2017, Por Redacción Cosmo

La empresa reiteró su apoyo a la familia de la estudiante de 19 años

Aqui va un banner...

Después de que se reportara la desaparición de la joven de 19 años, Mara Fernanda Castilla el viernes pasado en Cholula, Puebla después de tomar un servicio de chófer privado ‘Cabify’, la marca ha publicado su primera declaración. 

 

De acuerdo a la empresa, el conductor del vehículo que según reportes fue el último en ver a Mara Fernanda con vida, ya rindió su declaración y están apoyando a la familia de la chica. 

 

Ver: Joven de 19 años desaparece en Puebla después de tomar servicio de transporte privado

“Desde la tarde del viernes 8 de septiembre, el equipo legal de Cabify ha estado en comunicación con la familia de Mara Castilla para esclarecer la situación y colaborar con las autoridades correspondientes. Asimismo, Cabify ha mantenido comunicación con el socio que brindó el servicio, quien la noche del 9 de septiembre rindió su declaración de hechos ante el Ministerio Público”.
El día de ayer agregaron un poco más de detalles sobre las últimas actualizaciones en torno al caso. 
“Entendemos y compartimos la molestia, desesperación e indignación de todos los involucrados en este caso. Hasta el momento ya hemos colaborado y hemos compartido toda la información solicitada con la Fiscalía, incluyendo el detalle del viaje y muchos datos adicionales que puedan dar con el paradero de Mara. Sin embargo esta información no la podemos compartir con los medios y el público en general, ya que puede interferir y afectar la investigación. En este momento, la prioridad de Cabify es esclarecer los hechos y ayudar a que la investigación se finalice a la mayor brevedad”.

Además según las indagatorias, las cámaras de seguridad del fraccionamiento de Mara captaron que el auto de Cabify sí se detuvo frente a su casa. Sin embargo, ella nunca es vista saliendo del coche. 

 

¡La queremos sana y salva!