Las reglas del texting

Fotos: Cosmopolitan
Enviar un mensaje es todo un arte, que aquí te decimos cómo dominar exitosamente
Publicado el 19/12/12 por Kenia Rivera

Todavía en los años 90 la típica frase después de conocer a un chico era "Yo te llamo", ahora ese acuerdo está más out que Lindsay Lohan y el texting es lo de hoy.


Pero la práctica de mensajear tiene sus reglas. No puedes enviar ese saludo de "buenos días, amor", si lo conociste anoche.


¡Un solo texto puede hacer que él salga corriendo o muerda un anzuelo irresistible!


Por eso, según Mike Masters, autor del libro Text Appeal for Girls, hay cuatro reglas para intercambiar mensajes con ellos y no perderse en el juego:


1. Tener paciencia

Controla esa terrible incertidumbre cuando mandes un mensaje y pasan las horas y ¡él no se digna a contestar!


Perder la cabeza en este punto puede provocarte una pelea con tu chico o alejar al que apenas estás conociendo.


"Para ganar necesitas mostrar cierta automoderación y entender que tal vez él no le dé el mismo peso e importancia que tú le das a ese texto", dice Masters.


Lo recomendable es esperar y no armar una gran escena porque no contestó.


Si es tu chico se pondrá en contacto contigo y te explicará por qué no escribió antes y si es sólo aquel galán que conociste el viernes, entonces abstente de mandarle otro texto hasta que te responda.


2. Toma el control

Masters dice que es mejor no enviarle mensajes a menos que él lo haga.


Si eres de las que después de la cena le quieres enviar un Whatsapp para reafirmarle que estuvo increíble, detente y controla esas ganas.


Según el experto, lo acostumbrarás a que tú eres la que lo busca y él no se tomará la molestia de hacerlo porque supondrá que en cualquier momento tú lo harás.


No lo dejes creer que te tiene "segura", toma el control del coqueteo no escribiendo mensajes hasta que él tome la iniciativa.


Y cuando esto suceda, sé la que termine la conversación, toma las riendas despidiéndote tú primero, así, aunque sólo estés descansando en tu sofá, le trasmitirás que eres una chica ocupada y solicitada.


3. No te extiendas

Aunque tu chico ya haya entendido que te gusta recibir sus mensajes sorpresa o se reporte al menos una vez al día, no hagas de este medio una correspondencia como si fueran cartas de ocho páginas.


Sea tu novio o tu conquista, da lo mismo, siempre intenta ser breve, sin escribir de manera monosilábica, fría y engreída. Sólo intenta no mandarle mensajes que parezcan pergaminos.


Ahorras dinero y, según Masters, ellos agradecen muchísimo leer ese "te amo, baby" en una sola página y no en cinco.


4.
Sex text

La única diferencia en este punto es si tienen una relación o no.


Si es tu novio, puede ser un boost, incluso cuando quieran ganarle una batalla a la distancia; pero no es aceptable cuando se trata de uno de tus dates, ya que aún no lo conoces lo suficiente y puede pensar que haces esto con cualquiera.


Aunque parezcan inofensivos, los mensajes de texto candentes sólo permítelos cuando ya tengas mucha confianza con tu pareja.


Si no, será el mismo efecto que cuando una chica lleva un escote más grande que el de Pamela Anderson a la primera cita.


De muy mal gusto ¿no?, deja algo a la imaginación y utiliza esta valiosa arma sólo si ya son íntimos.

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
Confesiones ellas y ellos
ENCUESTA
Contenido no disponible