Confesiones

Envíanos tus confesiones a: cosmo@editorialtelevisa.com.mx

Canto al pie de tus ¡macetas!

Por: Cosmopolitan

C.

"Una noche fui a un bar con unas amigas y de regreso, con unos tragos encima, decidí ir a la casa de mi conquista que vivía a unas pocas cuadras de la mía. Frente a su portón, empecé a cantarle una serenata y a gritar lo enamorada que me tenía. Jamás imaginé que tuviera el sueño tan pesado, pues ni con mi escándalo se despertó. Ya desesperada y siguiendo los malos consejos de mi amiga, decidí brincarme el portón para ir directo a su ventana, pero ¡caí sobre las hermosas macetas de su madre! y me lastimé el tobillo. Acto seguido, salieron el susodicho y su hermano enojadísimos, pues creían que alguien se había metido a robar. Se me caía la cara de vergüenza. Al día siguiente, tuve que lidiar con la resaca, pero aún más ¡con la pena! Hoy tenemos 2 años de casados. ¡Funcionó la serenata!


Juana, 24