Confesiones

Envíanos tus confesiones a: cosmo@editorialtelevisa.com.mx

¡Fuera ropa!

Por: Cosmopolitan

C.

"Llegué al depa de mi galán antes de que él regresara de trabajar. Para sorprenderlo, me puse ropa interior pequeñita (pero muy pequeñita) y me senté en el sillón frente a la puerta principal. Cuando escuché que ya se aproximaba, me acomodé en la posición más sexy. Se abrió la puerta... ¡Y entró su hermano! Ambos gritamos y yo me fui corriendo a la recámara para vestirme. ¡La sorpresa fue para mí! Mi cuñado ya no me ve a los ojos desde ese día".


Tamy, 20