Confesiones

Envíanos tus confesiones a: cosmo@editorialtelevisa.com.mx

¡Mucho calor!

Por: Redacción Cosmo

C.

"Tenía una comida de trabajo, pero me moría de hambre, pues no me había dado tiempo de desayunar. Aún faltaba una hora para que empezara, entonces, me compre unas papas fritas preparadas con salsa y limón. Las disfruté más que nunca, hasta que me di cuenta que me había ensuciado toda la camisa con el chile. Obviamente, no me dio tiempo de ir a cambiarme, así que, a pesar del calor que hacía, no pude quitarme el abrigo durante toda la reunión y sudaba a borbotones. ¡Fue incomodísimo!"


-Fabiola, 27