Confesiones

Envíanos tus confesiones a: cosmo@editorialtelevisa.com.mx

Por siempre hambrienta

Por: Cosmopolitan

C.

"Fui a la cocina de la empresa a calentar mi desayuno durante el primer día de trabajo. Regresé a mi lugar (que se encuentra a unos cuantos metros), me quedé platicando con una compañera... ¡Y se me olvidó mi comida! Me acordé de ella cuando comenzó a salir humo de la cocina. No sólo se me quemó, sino que además se descompuso el microondas y todo el mundo me veía feo, como señalándome en silencio. Yo sólo sonreía con cara de tonta... Y ahora procuro estar más al pendiente."


- Jazmín, 19