Confesiones

Envíanos tus confesiones a: cosmo@editorialtelevisa.com.mx

La llorona

Por: Cosmopolitan

C.

"Mi jefe me intimida muchísimo, y uno de esos días en los que yo me encontraba particularmente sensible, él estaba del peor humor. Me llamó a su oficina para pedirme algo, pero como yo no entendía bien lo que quería, empezó a gritar que tenía que estar más al pendiente de sus órdenes, y yo me solté a llorar sin parar... Él ya no sabía cómo consolarme y terminó por regalarme un pañuelo desechable... Oso total."

-Adriana, 25