6 Testimonios que prueban que todos podemos tener una 'date' desastrosa

 
 

Checa las historias de chicos y chicas Cosmo que, como tú, están en busca del amor

Por: Itzcóatl Yedra Hernández @cosmopolitanmx

Foto: iStock Photo

Te lo aseguramos: no has sido la única que ha tenido dates que preferirías olvidar. Checa las historias de chicos y chicas Cosmo que, como tú, están en busca del amor. 

“Un match de Tinder me invitó a ir por unos drinks, cuando llegué estaba sentado con tres de sus amigos y casi no me dirigió la palabra. Como necesitaba un poco de licor fui a la barra con una de sus mejores amigas. Me invitó un shot, y me confesó que mi date acababa de romper con su prometido después de que lo cachó con alguien más. Un ‘derecho’ llevó a múltiples rondas, y me divertí mucho. Parecía molesto por haberme robado el show, pero tenía que sacarle provecho a la happy hour".

- ADAL

“Una vez fui a un evento de citas veloces usando un chaleco de cuero. Me senté con mi primera date, y me dijo: ‘¿No tuviste que trabajar hoy?’. Le dije que sí, que venía de la oficina, y respondió: ‘Entonces, ¿cómo explicas tu outfit?’. Y le dije: ‘No creo que vayamos muy bien. Mejor no hablemos’. Nos quedamos sentados ahí en silencio durante seis eternos minutos”.

- JAIME

“Un chico me invitó a ir a un bar, después llegó la cuenta y me dijo que sólo tenía 200 pesos en su cartera. Le dije que guardara su dinero. Yo pagué y nunca lo volví a ver”.

- DIANA 

“Una vez me sorprendió mi ahora esposo, Nico, con otro hombre. No estábamos juntos, así que acepté una cita a ciegas en un bar con otro chico, pero mi esposo también estaba ahí. Nunca lo vi, pero nos envió una botella a mi cita y a mí. Afortunadamente, nos fuimos antes de que llegara el trago. Cuando Nico y yo comenzamos a andar, me explicó lo que pasó esa noche”.  

- LEONOR

“Un chico me invitó a cenar a su casa. Estábamos viendo la tele cuando de repente alguien tocó a la puerta. Le abrió y la invitó a pasar. Yo no tenía la menor idea de quién era, pero sabía que algo estaba pasando. Los
dos se fueron a la cocina para hablar. Me fui y jamás volví a hablar con él”. 

- ESTEFANÍA

“Estaba cenando con un galán con quien tenía mucha química. Él era amigo de alguien que no me caía muy bien, y cuando se lo dije, pensó que tenía muchos prejuicios, así que se levantó y me dijo: ‘No puedo seguir aquí viéndote a los ojos’. Se ofreció a pagar la mitad de la cuenta, pero no acepté. Liquidé todo y me comí ambos platillos. Me lo encuentro muy seguido, pero ya no nos decimos ni una palabra”.

- ESTEBAN 

 

Cosmo recomienda:

5 Lugares para tener una date extrema con tu galán

La película perfecta según el mood de tu cita

11 Cosas que nadie te dice sobre el 'dating' a los 30

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA