Los poderes y peligros de los 3 tipos de seducción

 
 

Escort, Geisha o Dominatriz; Incluso sin darte cuenta puede que sigas alguno de estos patrones para prender a tu galán

Por: Doly Mallet @cosmopolitanmx

Foto: iStock Photo

En lo que a seducción femenina se refiere, tres arquetipos han durado a lo largo de la historia, causando igual atracción que polémica. Y es que su efectividad no ha caducado.

 

Las tres tienen en común que son ellos quienes pagan... y mucho por estar con ellas, pues son consideradas muy valiosas. Ya sé, ya te indignaste y lo primero que pensaste es “yo no soy una profesional”. No, por supuesto que no, pero no estaría mal revisar sus técnicas para saber por qué fascinan tanto a los hombres (y a los que digan que no, es por puro tabú).

 

A lo mejor sin percatarnos, tenemos algo en común o somos capaces de aprender algo, y ajustarlas a nuestro gusto y el lugar en el que vivimos. Anda, atrévete, y con el sólo hecho de pensar que estás “ligando como una experta”, te vas a divertir...

 

1. GEISHA

Son una de las tradiciones más antiguas de Japón, desde hace 400 años, que terminó poco después de la Segunda Guerra Mundial.

La geisha se preparaba desde niña para el entretenimiento, las artes y atender servicialmente a quienes la pretendían.

Contar con su compañía era muy caro, porque la mujer había asistido a escuelas con maestros muy exigentes, y digamos, que se había ‘graduado’ de sus estudios.

Sus superiores no les permitirían ejercer sin su consentimiento y hacer el ridículo porque ellos perderían su reputación. La belleza no era tan importante en la geisha, pero sí su detallado arreglo, que también era
considerado un ritual artístico.

- LO MÁS VALORADO

Educación en las artes del entretenimiento, magnífica anfitriona, gran conocedora de normas de etiqueta y encargada de atender personal y constantemente a su compañía.

No platican mucho, ya que el silencio era una señal de respeto y recato en Japón, y la aparente sumisión es algo bastante atractivo para los hombres.

- SU PODER

Ella no acepta maltratos. Hay reglas muy estrictas en cómo el hombre la tiene que tratar con respeto, y está previamente pactado lo que la geisha va a hacer y lo que no dentro de su contrato. Por más poderoso que sea el pretendiente, ella dispone de una institución que la respalda, así que no la puede tratar mal.

Su obediencia es sólo una táctica de ligue para dar la ilusión de atención al hombre, pero ella tiene la sartén por el mango.

- TU ESTILO GEISHA

Una actual es más propensa a invitar a su galán a su casa, cocinarle y atenderlo. Sin embargo, en un restaurante o una esta le demostrará que sigue a la perfección las normas de etiqueta.

Siempre dedica mucho tiempo para que su arreglo personal sea espectacular y cause impacto, aunque sea incómodo para ella.

Logra que su pareja sienta que es el líder de la relación, pero al mismo tiempo le hace saber que no cierran el trato hasta que a ella le convenga. Es decir, varias citas antes de formalizar. 

- PELIGRO

Si no te gusta atender, ser servicial o callada, aléjate de este estilo, porque se prestará a malentendidos. Si de pronto te quitas la máscara blanca y la boquita roja, y te alocas, se verá que todo fue muy falso.

Además atraerás a hombres líderes y con carácter, y si no te gustan así, será todo menos un buen match. 

 

Ver también: Itinerario para tener el día más hot de tu vida

 

2. ESCORT 

Es la transformación que con los años ha dado la cortesana del mundo occidental. Igual que la geisha, el objetivo de la cortesana no era solamente preparar su físico, sino su intelecto.

Aunque la geisha está más enfocada a las artes, la cortesana solía leer mucho (sólo a ellas y a las monjas se les permitía el acceso a los libros) y tenían opiniones bien informadas sobre política, sociedad, guerras, etc.

También estaban educadas para entretener, pero no con actitudes específicas, sino que cada una desarrollaba sus propios talentos. Los hombres que no podían tener una conversación profunda con otras mujeres acudían a las cortesanas, cuyas opiniones eran muy consideradas.

- LO MÁS VALORADO

Una escort de alto rango tiene mínimo una licenciatura y hasta maestría. Son damas de compañía que pueden manejarse a la perfección en ambientes con altos ejecutivos en citas o viajes de negocios.

Visten con las mejores marcas y a la última moda, pero siempre con clase, pues son mujeres conocidas en la sociedad, no a escondidas en un callejón.

- ENTRE LÍNEAS

Su arreglo y actitud se adecua al gusto particular del hombre, que suele comprarle la ropa y pagarle los spa y salones de belleza, a cambio de que él esté contento con el look.

- SU PODER

Como no trabaja por necesidad, puede negar las ofertas que no le parezcan atractivas para lo que ella brinda, y la juzga respecto a la calidad de vida (que obtendrá durante esos días u horas).

Al contrario de la geisha, la escort es maestra en conversación, y como domina esas artes, las utiliza para obtener información valiosa del pretendiente en cuestión, conocerlo más y saber con qué cartas juega.

- TU ESTILO ESCORT

Sabes bien lo que vales y, como tal, no piensas rebajarte ante cualquier pretendiente. No estamos hablando de economía, sino de lo que te ofrecen en una cita y qué tan bien lo pasas con ellos. No tienes necesidad de estar saliendo con nadie, así que más vale que se porten a tu altura.

Tienes en mente la gran educación que recibiste, y sabes la buena impresión que das en la sociedad por tu arreglo, belleza e interesante conversación. Nadie te intimida. Además, tu compañero estará muy orgulloso de presentarte ante sus amigos.

- PELIGRO

Si estás fuera del nivel cultural o social de tu galán, puede creer que eres demasiado super cial y que sólo te guías por tus intereses. 

Visita galería

Guía para ser LA MEJOR en el arte del sexo oral

 

3. DOMINATRIZ 

Es un término kinky para las mujeres que literalmente gustan del bondage y sadomasoquismo, teniendo ellas la posición de poder. No tienen que aplicar dolor físico al otro, puede ser humillación verbal y provocar sumisión. Todo, por supuesto, si la pareja está de acuerdo.

La belleza es lo de menos, lo más importante es su actitud de dominación. Casi siempre se le retrata con látigos y vestida de cuero.

- LO MÁS VALORADO

En ocasiones los hombres, cansados de llevar el liderazgo en todo, necesitan liberarse y dejarse guiar. La dominatriz sabe lo que hace y lo que quiere, y no duda en obtenerlo.

Posee cierta actitud de superioridad, hace con su vida lo que le plazca y no da explicaciones a nadie, es una chica muy independiente en todos los aspectos de su vida.

Tiene un don para saber controlar a la gente y las situaciones a su favor. Actúa como reina y soberana a la que se le obedece en todo y, por alguna razón, la gente termina obedeciéndola siempre.

- ENTRE LÍNEAS

Ella es quien toma las decisiones en la pareja, y tiene el poder (a veces económico) de salirse con la suya de manera obvia y descarada.

Da la sensación de que se puede ir en cualquier momento y eso causa ansiedad a la pareja, quien estará dispuesta a complacerla ante todo con tal de no perderla.

Los latigazos son emocionales, sólo les da un poquito de su amor si ellos siguen todas sus instrucciones, se vuelven una especie de droga para ellos, y harán lo que sea para que ella tenga ganas de quedarse a su lado.

- SU PODER

La dominatriz obedece aquel viejo lema de “trátalos mal y se quedarán a tu lado.” Si es libre, tiene todas las de ganar, pues hombres van y vienen y a ella no le importa. Pero si su pareja nota que ella también puede tener miedo de perderlo, ya no tendrá injerencia sobre él.

No tiene la necesidad de portarse bien, ni de ser amable o linda para conquistar como la geisha o la escort. Es dura, fría y difícil de sorprender, todo un reto para el chico que quiera conquistarla.

Juega muy bien con los opuestos, porque a veces para ‘premiar’ a su chico puede ser agradecida, pero cambia en cinco minutos.

- TU ESTILO DOMINATRIZ

Proyectas mucha seguridad que hace que él esté loco por ti y trate de satisfacerte. Si te vas, tu chico es el que pierde. No tienes miedo en exigir lo que te agrada y apetece en el momento en que lo quieras.

No estás para hacer caravanas ni complacer a nadie. Tu amor se lo tienen que ganar a pulso.

- PELIGRO

Si te decides por este estilo, tiene que ser muy genuino, porque si lo nges y en realidad estás interesadísima en el chico, él podría hartarse e irse. O puedes conseguir un galán al que le encante ser liderado por una mujer, ¡los hay, y muchos!, así que la elección es 100% tuya. 

 

Cosmo recomienda:

El sexo BDSM podría tener beneficios para tu salud

Estudio revela que comer helado incrementa el deseo sexual

 

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA