Cómo el ciclo menstrual se refleja en tu vida sexual

 
 

Y las formas para sacar provecho de cada momento

Por: Paisley Gilmour @cosmopolitanmx

La forma en la cual “se siente” el sexo puede cambiar a lo largo de tu ciclo menstrual. Algo que se sentía genial en el día 14 puede tornarse de lo más incómodo para el día 26, así que no pienses que sucede algo malo contigo, en realidad son cambios comprobables, y que suceden como respuesta a la fluctuación de tus hormonas reproductivas.

 

Es posible que no se note un tipo de patrón hasta que se preste mayor atención a la sincronización. Saber qué se siente mejor en ciertos momentos puede ayudarte a entender los cambios de tu cuerpo, y aprovechar de la mejor manera la situación para obtener más de lo que deseas.

 

A continuación, los 6 cambios principales y cómo hacer de ellos los mejores.

 

1. Posición del cérvix

Normalmente, tu cérvix se encuentra en la parte baja de tu abdomen, pero cuando el proceso de ovulación comienza, se eleva unos centímetros, haciendo que las sensaciones sean diferentes. Muchas mujeres encuentran incómodo el ser penetradas cuando el cérvix se encuentra alto, sin embargo, para otras es el momento más placentero, ya que la sensibilidad es mayor.

Depende de ti encontrar cuál es el patrón que más te funciona.

 

VER NOTA: Lo que tu menstruación revela sobre tu estado de salud

 

2. Lubricación

En los días cercanos a la ovulación, y durante la misma, tu flujo vaginal aumenta, así como cuando te excitas, debido a que fluye más sangre de lo normal cuando tu vagina se dilata.

Igualmente, el sexo durante tu menstruación garantiza la lubricación perfecta, para el cual una de las mejores alternativas, si no quieres lavar toallas, es tener relaciones en la regadera.

 

3. Senos

Es probable que tus boobs se sientan diferentes durante las etapas de tu ciclo. Algunas investigaciones han demostrado que pueden ser más sensibles al tacto durante la llamada “ventana fértil”.

Después de la ovulación, en la fase lútea, los senos comúnmente se hinchan y duelen. Algunas mujeres notan estos cambios poco después de la ovulación, 10 u 11 días antes de que comience su período, mientras que otras lo sienten más tarde en el ciclo, un par de días antes de su período. Prestar atención a los cambios cíclicos del seno te ayudará a saber cuándo prefieres diferentes tipos de tacto y si cualquier cambio en la sensibilidad puede adaptarse a lo que más disfrutas en tu vida sexual.

 

VER NOTA: Según estudio, la menstruación nos hace más inteligentes

 

4. Clítoris

Un pequeño estudio reveló que el tamaño del clítoris se incrementa alrededor de cinco veces, en los días antes, durante y después de la ovulación, y sobre todo, antes de que comiences a menstruar. A pesar de que a mayor tamaño, más sensibilidad, en realidad, no hay nada comprobado sobre este tema.

 

5. Apetito sexual y excitación

Tu deseo sexual está influenciado por algunas de las mismas hormonas que fluctúan con tu ciclo (como el estrógeno y la progesterona), así que puedes encontrar que tu apetito tiende a aumentar en los días previos a la ovulación y disminuir poco después de la ovulación. Durante esa ventana, algunas mujeres reportan masturbarse más y tener fantasías sexuales más intensas.

Un breve estudio demostró que el tipo de sexo que las mujeres prefieren durante la ventana fértil es aquel que incluye penetración vaginal. El impulso sexual tiende a ser menor cuando se produce más progesterona, durante la fase luteínica (la segunda parte del ciclo).

 

6. Dolor y placer

Si el dar o recibir dolor consensual es parte de lo que más te excita, tu ciclo podría influir en la elección de actividad en días determinados. Las hormonas reproductivas fluctuantes pueden afectar la tolerancia y umbral del dolor. Es bastante claro que el dolor crónico tiende a sentirse peor al final y al comienzo de cada ciclo, y que el umbral de dolor es más alto cuando el estrógeno es alto, a mitad de tu ciclo.

 

NOTA ORIGINAL: COSMO UK

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA