Secretos para unas pestañas coquetas

Fotos: Cosmopolitan
Secretos para unas pestañas coquetas
En el cuidado, el rizado y el maquillaje de tus pestañas está la clave para que tus ojos arranquen suspiros
Publicado el 30/11/12 por Julieta Aguilar

¿Salir sin máscara? Ni pensarlo, decorar tus pestañas es indispensable.


Pero, ¿a
caso te has puesto a pensar qué es lo que esperas de tu rímel?


Llegó el momento de dedicarle unos minutos al tema y revisar con nosotras las bases.

 

Lo primero es tomar conciencia de la manera tan terrible en que las mujeres victimizamos aquello que consideramos tan precioso.


Si tus pestañas se han ido cayendo y están desvitalizadas, se debe a los malos tratos. No escatimes en el desmaquillante, olvídate de la máscara a prueba de agua por un tiempo y acondiciónalas por las noches con vaselina.


Lo primero

Tu obsesión es la curvatura y estás dispuesta a todo para obtenerla... así a veces no te mides con el rizador y puedes doblar las pestañas en un ángulo tan marcado que se vean ridículas o desgastarlas y debilitarlas con una cuchara.

 

Apuéstale a la tecnología con Heat Curl de Dior, un rizador térmico (eléctrico) que te permitirá lograr la curva perfecta y sin mayor esfuerzo. Enciende a máxima temperatura, espera 30 segundos y pásalo delicadamente una vez, como si fuera máscara.


Las capas

Antes de aplicarte una y otra capa de rímel, debes considerar que las pestañas sólo pueden soportar cierto peso y, si las sobrecargas, ¡se rompen!


Existe un truco muy efectivo: aplica sobre las pestañas polvos sueltos y luego la máscara. Después, coloca el cepillo cerca de la raíz y muévelo en zig-zag hasta la punta.


Para acentuar aún más la curvatura, mantén durante unos segundos cierta presión con el cepillo. Al final, usa un aplicador viejo y limpio para eliminar los grumos.


El rímel

Un buen producto soluble es una maravilla, puesto que se fija perfectamente a la pestaña, pero se cae al lavarse la cara.


Para ir a nadar, al gimnasio o dejar que tus emociones salgan sin terminar como mapache, las waterproof son perfectas.


Sin embargo, lo mejor es no usar estas últimas continuamente, ya que, para remover una fórmula tan resistente, se suele jalar y frotar el área alrededor de los ojos.


Esto propicia las patas de gallo y que se desprendan las pestañas.


Cómo cuidar la máscara

Lo primero es que, si al abrirla por primera vez notas sequedad, algo frecuente, no lo dudes, regrésala a la tienda o exige una nueva.


Limpia regularmente la capa que se va formando alrededor del capuchón de cierre y evita sacar y volver a introducir compulsivamente el cepillo en el contenedor, pues bombearás aire a la fórmula, que debe mantenerse al vacío.


Lo que sí puedes hacer es rotar el aplicador en el envase para usar hasta la última gota.

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
Confesiones ellas y ellos
ENCUESTA
Contenido no disponible