6 Tips para depurar perfectamente tu clóset, y no morir en el intento

 
 

El sueño de toda mujer es que su armario sea su aliado para lucir estupenda todo el año

Por: Antonio González de Cosío @cosmpolitanmx

Foto: iStock Photo

¿Cómo preparas la ropa que te pondrás? Hay algunas que prefieren armar sus atuendos la noche anterior, ya que por la mañana no se sienten con la mente despejada. Otras se levantan y, de acuerdo con su estado de ánimo, eligen lo que van a lucir. Por otro lado, otras mujeres escogen mentalmente una prenda y elaboran el resto de su atuendo basándose en esa idea.

 

Todas las maneras son muy válidas, pero para que el resultado sea extraordinario tu armario tiene también que serlo. En él, todas las prendas conviven en armonía, hacen juego entre sí, nunca están guardadas por más de seis meses (salvo algunas especiales, claro) y son una invitación eterna a que las uses en todas ocasiones y el resultado sea siempre grandioso.

 

 

- PRIMERO DEPURA

Quizá pasaste por un momento muy rock hace algunos años y ahora te estés volviendo más fashion. O a lo mejor eras muy romántica y ahora te has vuelto más clásica. Aquí te dejamos seis tips para hacer la depuración perfecta de tu armario, y no morir en el intento. 

 

1. Úsame... o tírame

Separa la ropa de tu clóset en tres grupos: la que usas mucho, la que te pones un poco y la que de plano casi nunca. Salvo abrigos o trajes de baño que son prendas específicas de un momento del año, separa toda la que ya no utilizas y acomódala aparte.

 

Con la que te queda, lleva a cabo un ejercicio: arma outfits. Si no extrañaste nada del montón que no usas... es porque no te la pondrás más y es el momento de decirles adiós.

 

2. Los recuerdos se llevan en el corazón...

... y no se cuelgan dentro del clóset. A menos que se trate de un pieza vintage de valor o tu vestido de novia, no guardes ropa por motivos sentimentales. Es la mejor manera de llenarte de basura. 

 

3. Ahora que me ponga a dieta...

Guardar prendas de cuando tenías más o menos peso es un des propósito. No te la pones... ni lo harás, ya que siempre que una mujer cambia. Sin duda alguna, cosas nuevas.

 

 

2. ARMA UN GUARDARROPA BASE

Aunque existen piezas que teóricamente toda chica debe tener (vestido negro, traje sastre, blusa blanca, suéter de color liso, jeans, una falda negra u azul marina y unos zapatos de tacón alto negros) es más importante que armes tu propio guardarropa básico.

 

Hay mujeres que no soportan los tacones o faldas, por ejemplo, así que ellas tienen que armarlo con base en lo que les acomode. ¿Cómo? Bastante simple: escoge cinco o seis prendas de vestir que te encanten, te hagan sentir cómoda y reflejen tu estilo. Todas ellas, combinadas entre sí, deben darte atuendos que te sirvan para toda situación.

 

Ver también: Los 7 accesorios que nunca pasan de moda

 

 

3. ¿OTOÑO-INVIERNO vs. PRIMAVERA-VERANO?

Antes las temporadas eran muy marcadas e incluso había reglas de buen vestir que impedían usar ciertos materiales en determinadas temporadas (terciopelo en verano, por ejemplo).

 

No obstante, debido al cambio climático y la locura de los diseñadores, las diferentes temporadas hoy día se mezclan y puedes usar un saco de pelo en primavera o un bustier en invierno.

 

Todo se vale. ¿El secreto? El layering, es decir, ponerte la ropa en capas o combinada de tal modo que puedas usarla en cualquier estación. Por ejemplo, un vestido ligero de verano puede llevarse en la época fría con un abrigo encima. Unas botas de invierno son increíbles con una falda corta y una camiseta en verano. El secreto es balancear las prendas y de esta manera quitarles la etiqueta de ‘invierno’ o ‘verano’. 

 

4. EL INTERMEDIO

Las casas de moda han creado colecciones intermedias, llamándolas crucero o pre-fall, donde un montón de prendas tienen un balance perfecto de composición para no ser tan frescas o calurosas. Son conocidas de ‘entretiempo’ que se llevan bien casi todo el año. 

Visita galería

9 Tips para ser ser el objetivo de un paparazzi fashionista

 

 

5. EXCESO DE COMPRAS

Somos de la idea que más vale uno bueno que cinco regulares. Es mejor que tengas un excelente par de zapatos que un montón que lucen baratos.

Opta siempre por calidad antes que cantidad. Esto también te hará tener un clóset envidiable.

 

6. ¿TE VES REFLEJADA?

Si lo miras y sientes que algo no funciona, es momento de que seas honesta y reflexiones qué es lo que no anda bien. 

 

¿Compras porque está barato o de moda, pero en realidad nada te gusta o te queda bien? Este es el problema.

 

Haz un cambio mental: escucha consejos, pero no los tomes como ley. Oye a tu corazón, a tu cabeza y a tu gusto, y de esta manera podrás comenzar a tener ese clóset con el que todas (y todos) sueñan.

 

Es el armario ideal, el versátil... el armario que refleja quién eres tú en cada prenda. 

 

Cosmo recomienda:

8 Tendencias urbanas que están dominando las calles

22 Marcas internacionales que ya puedes adquirir online 

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA