Las impactantes confesiones de una fitness trainer de celebridades

Publicado el día 20 de Junio del 2017, Por Itzcóatl Yedra Hernández

Cosmo logró que una instructora de Hollywood hablara acerca de las locuras que ocurren mientras trabaja con famosos, ¿estás lista?

Aqui va un banner...

Cuando entrenas a estrellas como profesión, todos quieren saber lo mismo: “¿Cómo son en realidad?”. La verdad es que la mayoría se comportan como tú y yo, y enfrentan los mismos retos para tener cuerpazo. Dicho eso, he tenido mis experiencias con algunos cuantos después de muchos años haciendo esto. Ya les contaré.

 

Primero, déjenme decirles que nunca me propuse ser entrenadora de famosos. Hace años comencé a hacer ejercicio y me puse en forma; después mis amigos me pidieron que los entrenara. Era mi segundo trabajo, pero desde que vivo en L.A. mi fama se esparció y los famosos empezaron a contactarme.

 

Desde entonces se convirtió en mi trabajo de tiempo completo. He entrenado a superestrellas en clubes privados y en sets de películas alrededor del mundo, y muchos de ellos tienen gimnasios completos en sus casas (inmensas y preciosas), que es adonde regularmente acudo.

 

Mi regla es siempre la misma: nadie recibe tratamiento especial en lo que concierne al fitness. “No me importa si ayer ganaste un Oscar. Voy a seguir presionándote y llevándote al límite”. Este tipo de trabajo arduo tiene una manera de crear una intimidad entre mis clientes y yo (y en caso de que te lo preguntes, la respuesta es ¡no! ¡Nunca me he ligado a ninguno de ellos!).

 

Sin embargo, el estrecho lazo que compartimos conlleva a que estos famosos me con esen sus más oscuros secretos y los detalles de sus relaciones. He escuchado cosas muy intensas con los años, pero nunca le cuento nada a nadie. Por lo general, lo leo en los encabezados meses después y pienso: ¡ah!, ya lo sabía.

 

Ver también: 4 Movimientos para tonificar tus boobs 

 

Todos vemos los cuerpos impactantes de las celebridades en la red carpet y pensamos que se la viven en el gym. Pero muchas de ellas sólo se ponen en forma para la portada de una revista o un papel en particular, y cuando termina, se toman un break.

 

Todo nuestro esfuerzo se va por el drenaje. Claro, esto ocasiona llamadas y mensajes de pánico en el momento que consiguen su siguiente rol.

 

Cuando esperan hasta el último minuto para lucir cuerpazo, es un verdadero reto. Tengo que diseñar ejercicios duros y regímenes hechos a la medida. Lo que sea que el papel requiera, ya sea que una actriz tenga que ganar 10 kilos de músculo o que un actor deba perder 25 kilos para verse ultradelgado, lo hago.

 

Como les dije, algunas estrellas están muy locas. Entrené a un cliente que se negó a repetir cualquier ejercicio. Por ejemplo, si realizábamos sentadillas el lunes, estaban prohibidas y no podían volverse hacer. Así que me volví muy creativa para inventar ejercicios que no había usado antes.

 

También tuve a uno que agendó una clase para todas las mañanas a las 7:00. Y diariamente, a las 6:50 am, me llamaba la asistente para pasar la clase a las 7 de la noche. ¿Y adivinen qué? También cancelaba ésas. ¡Esto duró cinco años! Lo bueno de esto era que seguía cobrándolas.

 

Hubo otro que cuestionaba cada uno de mis movimientos. Quería saber por qué hacíamos cierto tipo de calentamiento, por qué practicábamos estiramientos, por qué cardio... Incluso después de mi explicación seguía haciendo preguntas. La verdad es que pienso que odiaba tanto entrenar que me pagaba más por contestar sus preguntas que por el ejercicio en sí. 

El ejercicio mágico que tonificará todo tu cuerpo

 

Una de mis historias más raras fue con una celebridad que quería ponerse fitness, pero se negaba a sacar una gota de sudor... Extraño como suene, tuve que inventarme una rutina que no causara traspiración. Y nos deteníamos si había una pista de líquido.

 

Tiene sentido cuando tengo a un cliente en el set que quiere ejercitarse para verse fornido en una escena que está a punto de ser grabada, pero de otra manera, es muy raro.

 

Hubo una vez cuando estaba entrenando a una celebrity en un gimnasio, y un actor conocido nos vio entrar en el cuarto de estiramientos. Un segundo después, ingresó con nosotras. Creo que le gustaba mi clienta, porque aunque actuaba desinteresado, comenzó a hacer llamadas falsas en su celular (podía ver en su pantalla que no estaba hablando con nadie).

 

Empezó a presumir sus últimos proyectos y todas las portadas que había hecho. Como continuábamos sin ponerle mucha atención, se puso a hacer ejercicios de abdomen ridículos sobre una pelota, y todo eso pretendiendo que hablaba por teléfono. Esto siguió hasta que se cayó y se puso rojísimo. Nunca logró esa cita con mi clienta, pero, obviamente, me aseguré de que tuviera un cuerpo envidiable. 

 

Cosmo recomienda:

4 Formas (poco conocidas) para conseguir abs de impacto 

Levantar pesas es un must para una vida fit