Las cosas extrañas que puedes adquirir con un beso

Publicado el día 04 de Mayo del 2017, Por Laurel Leicht

No sólo es la mononucleosis, puedes contagiarte de una meningitis mortal en un momento hot con tu galán

Aqui va un banner...

Tan atemorizante como suena, podrías poseer en este momento gérmenes que desarrollan la bacteria de la meningitis, incluso si no has besado a nadie desde hace meses. Es porque se acumulan en la nariz y garganta de 10% de la población adulta.

 

En la mayoría de los casos, la bacteria no causa problema alguno, pero puede infiltrarse en el torrente sanguíneo y atacar las meninges (membranas que protegen el cerebro y la espina dorsal), ocasionando ataques epilépticos, comas o hasta en 15% de los infectados la muerte.

 

¿Qué? Ok, respira profundo. Ya sea que el contagio de la bacteria sea fácil o no, suele ser el resultado de qué tan agresivo es el virus o de tu propio ADN.

 

Esto no es tan sorprendente, afirma la doctora Susan Even, directora del Comité de Vacunas de Enfermedades Prevenibles de la Asociación de la Salud Universitaria.

 

El intercambio de saliva con alguien que alberga la bacteria es una manera fácil de contraerlo, dice, y “el exceso de fiestas puede incrementar los comportamientos de intercambio de saliva, como los besos, o compartir las bebidas, cigarros o drogas”.

 

La estructura del problema es que la población universitaria a menudo no duerme lo necesario, no llevan una buena alimentación e ingieren demasiado alcohol, todo esto, sin duda, afecta negativamente al sistema inmune. 

 

Ver también: 5 Datos curiosos acerca de los besos 

 

Síntomas críticos

Durante su primer año en la Universidad de Tennessee, Caitlin Brison comenzó a sentirse enferma. Acababa de regresar del Spring break de Panama City, Florida, cuando sufrió náuseas, fatiga, vómito y fiebre. Cuando un sarpullido se esparció por todo su cuerpo, su mamá la llevó a emergencias.

 

Los médicos hicieron el sorprendente diagnóstico: meningitis bacteriana.

 

Caitlin, ahora de 27, pasó semanas en el hospital. Sus riñones colapsaron, dejándola con un tratamiento de diálisis. Después recibió un trasplante de riñón. Aun así, se considera afortunada.

 

Muchos pacientes no encuentran el diagnóstico a tiempo, la meningitis bacteriana puede ocasionar síntomas confusos, como dolores de cabeza, tensión en el cuello, mareos y sensibilidad a la luz, y uno de cada 50 casos sufre de severas incapacidades.

 

Aunque al menos 80% de los casos diagnosticados se recuperan con un tratamiento intensivo de antibióticos, los efectos secundarios pueden incluir daños cerebrales, pérdida auditiva y problemas de aprendizaje, dice Jessica MacNeil, epidemióloga del CDC’s Meningitis and Vaccine Preventable Diseases Branch.

 

Jamie Schanbaum, ahora de 28, era una chica estudiante de la Universidad de Texas cuando la bacteria infectó su sangre.

 

Estuvo hospitalizada durante siete meses y le tuvieron que amputar dedos y piernas. 

http://www.cosmoenespanol.com/amor-y-sexo/love-tips/15/06/4/como-ser-experto-besando-tipos-de-beso-tips

 

Mantente a salvo

Es atemorizante, lo sabemos bastante bien; sin embargo, no necesitas correr a tus roomies o dejar la escuela. Existen pasos que puedes seguir para disminuir el riesgo de contraer dicha enfermedad.

 

Primero, estar al corriente de todas tus vacunas. Aunque no son infalibles, hay tres tipos de meningocócicas (como la gripa, la meningitis viene en diferentes versiones).

 

Muchas escuelas ahora les piden a sus estudiantes inyectarse para protegerse de cuatro grupos comunes, dice MacNeil. 

 

Vienen en dos dosis, así que asegúrate de tomar la segunda, un estimado de dos de cada tres pacientes no lo hacen (Caitlin y Jamie nunca se vacunaron).

 

Después pregúntale a tu doctor acerca del nuevo tipo de dosis que ayudan a bloquear el quinto tipo de cepa llamado serogrupo B, la fuente de aproximadamente un tercio de los enfermedades meningocócicas, incluyendo los recientes brotes universitarios.

 

Igual de importante es que mantengas tu sistema inmune fortalecido con hábitos saludables, dice la Dra. Even. No fumes, duerme ocho horas por día, consume nutrientes y ejercítate con regularidad. Evita compartir cubiertos y vasos. Y sé inteligente cuando salgas, no intercambies bebidas y no beses a extraños.

 

Si no puedes resistirte a unos, mantente alerta de los síntomas, ya que el padecimiento puede desarrollarse muy rápido. Así que no ignores los síntomas, y cuando detectes cualquiera de ellos, consulta a tu doctor.

 

“Es importante hacerse cargo”, dice Jamie. “No pienses que estás exenta a la meningitis. Yo lo pensaba así y me pasó”. Sigue las precauciones. 

 

Cosmo recomienda:

5 Beneficios inesperados de ser súper flexible 

10 Cosas que no sabías de los pezones