Contracturas musculares: Qué son y cómo evitarlas

Publicado el día 15 de Mayo del 2017, Por Redacción Cosmo

Este dolor puede arruinarte el día. Te contamos qué lo provoca y cómo tratarlo...

Aqui va un banner...

Cambiaste Crossfit por yoga y la almohada de plumas por una ergonómica; sin embargo, la historia se repite: empieza con una sensación molesta en la espalda, la cintura o el cuello, que se va agudizando hasta transformarse en un dolor insoportable.

 

Según estadísticas, seis de cada 10 personas padecen contracturas. Y, por si fuera poco, 80% de los pacientes que las sufren son mujeres entre 20 y 40 años. 

 

EXTREMOS NOCIVOS

Los especialistas explican que una contractura es la pérdida de la elasticidad de un músculo que estuvo sometido a un trabajo muy intenso; entre una contracción y la otra no tuvo tiempo de relajarse. Al endurecerse, el músculo se acorta, la zona se inflama y aparece el dolor.

 

El sedentarismo es una de las causas de este problema. “La actividad física disminuye el estrés, uno de los mayores causantes de las contracturas, y ayuda a controlar el peso corporal y a mantener sanos huesos, músculos y articulaciones”, explica el neurólogo Fernando Salvat. 

 

Ojo: Hacer ejercicios extremos (como levantar demasiado peso o correr a alta velocidad) sin tomar las precauciones necesarias puede causar las mismas molestias que pasar mil horas sentada viendo Stranger Things.

 

Salvat asegura que es indispensable cuidar la técnica de cada movimiento y contar con supervisión del instructor. “La correcta ejecución de los mismos evitará errores”, dice. Y recomienda: “La intensidad de la actividad debe adecuarse a la condición de cada persona”.

 

Elige una acorde con tu edad. Evita los ejercicios de alto impacto y olvídate de saltos y rebotes.

 

El tratamiento es simple: “Al suspender el ejercicio y realizar la terapia indicada por el médico (que suele incluir movimientos de relajación, aplicación de calor y masajes suaves), el músculo se recupera rápidamente”, asegura Salvat. 

 

Ver también: 5 Movimientos que harán tu rutina de yoga más divertida 

 

BUENOS HÁBITOS

De acuerdo con un estudio de la Organización Mundial de la Salud, cerca de 90% de las personas adultas sufre dolor de espalda (lumbalgia) en algún momento de su vida. Es una de las principales causas de ausentismo laboral en el mundo, junto con la gripe y el estrés.

 

“Las lumbalgias y las cervicalgias son las consultas más frecuentes de todos aquellos que trabajan en oficinas”, cuenta la kinesióloga Vanesa Castelo.

 

Para evitar la molestia, los especialistas recomiendan que, al sentarte, mantengas los hombros relajados, la cabeza centrada, las rodillas ligeramente más altas que las caderas y los pies pegados al suelo.

 

Aunque estés cansada, no te hundas en la silla; procura acomodarte con la espalda derecha y la cabeza en línea recta para evitar los vicios posturales. Cada hora ponte de pie, respira profundo y gira lentamente la cabeza hacia un costado y hacia el otro.

 

Un ejercicio simple para relajar los músculos del cuello: imagina que tu nariz es una pluma y escribe con ella las letras del abecedario en el aire.

 

Al manejar, lleva el asiento hacia adelante para que tus rodillas se doblen y apoya la parte inferior de la espalda en un almohadón para dejar la columna recta y no sufrir tensiones lumbares.

 

El buen descanso es fundamental. Elige un colchón firme que mantenga tu columna derecha y utiliza una almohada plana. Duerme de costado, con las rodillas flexionadas, esto con el fin de aliviar la presión de los discos cervicales.

 

“En el último tiempo hay una mayor demanda de consultas de jóvenes entre 20 y 25 años por dolores lumbares, cervicales y cefaleas tensionales. El uso excesivo de los dispositivos electrónicos afecta la postura corporal y puede generar un alto nivel de estrés que favorece el desarrollo de patologías crónicas en el cuello, las manos y la zona lumbar”, afirma el kinesiólogo fisiatra Marcelo Javier Martín, especialista en tratamiento de dolor crónico. Al hablar por teléfono evita sujetar el aparato entre la cabeza y el hombro. 

5 Soluciones a los típicos problemas de ejercitarte en bici

 

NUEVAS OPCIONES

A diferencia de otras áreas de la medicina en las que los profesionales son más reticentes a incorporar nuevas técnicas, la traumatología y la kinesiología son más abiertas.

 

Por eso, la Reeducación Postural Global (RPG), la acupuntura y la osteopatía han ganado relevancia entre los tratamientos para el dolor.

 

Para Salvat, los recursos opcionales “se complementan muy bien con la medicina tradicional”. 

 

¿De qué se tratan?  “En RPG utilizamos diferentes posturas para elongar las cadenas musculares”, explica la kinesióloga Castelo.

 

- La acupuntura es una técnica tradicional oriental que consiste en introducir agujas muy finas en determinados puntos del cuerpo para aliviar tensiones, sanar y calmar dolores.

 

- La osteopatía se fundamenta en la teoría de que el cuerpo es capaz de elaborar sus propios remedios contra las enfermedades. Su método son los masajes y la manipulación de las articulaciones. 

 

LO QUE NO DEBES HACER

Cuando el dolor se prolonga durante más de un día, se suele recurrir a la automedicación: error.

 

Una alerta de la Asociación Latinoamericana de Medicina Músculo Esquelética advierte que “tratar las contracturas con antiinflamatorios, como el ibuprofeno, puede prolongar las lesiones en el tiempo y transformarlas en crónicas”.

 

Además, aunque la medicación alivia el sufrimiento, no ataca la causa de la molestia. Lo mejor es, entonces, consultar a un especialista. 

 

Cosmo recomienda:

Expertos comparten tips para mejorar tu rutina de ejercicio 

Levantar pesas es un must para una vida fit