Dormir debería ser tu prioridad, incluso antes que la dieta

 
 

La felicidad no está a la vuelta de la esquina, está más cerca… en la cama, durmiendo. ¡Entérate!

Por: @cosmopolitanmx

La actriz Gwyneth Paltrow declaró alguna vez: “El estilo de vida que sigo se basa en clean eating y clean sleeping, al menos siete u ocho horas de sueño bueno y de calidad. Idealmente diez horas de sueño”. Hasta los famosos nos confirman que dormir es súper importante. Inclusive, los problemas del sueño se consideran una preocupación creciente para la salud pública.

 

De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), debemos dormir al menos de siete a nueve horas por noche, lo que significa pasar una tercera parte de tu vida durmiendo. Dormir no sólo es delicioso, el sueño es una función biológica fundamental.

 

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando no duermes bien?

 

· Se afecta el control hormonal y produce hiperfagia (aumento excesivo del apetito), que podría resultar en obesidad.

 

· Disminuye el rendimiento y los niveles de tu fuerza. Esto hace que tu energía se vaya muy rápido. 

 

¿Cómo mejorar la calidad de tu sueño?

Una “higiene del sueño” hace que tengas una noche reparadora y te ayuda a mejorar las condiciones y prácticas que promueven el sueño continuo y eficaz. Para lograrlo: 

 

1. Evita alimentos o bebidas estimulantes como alcohol, café y tabaco.

 

2. Sigue cenando ligero y baja los hidratos de carbono y azúcares antes de ir a la cama.

 

3. Realiza actividad física o ejercicio al menos cuatro horas antes de acostarte.

 

4. Evita leer, ver la televisión y usar tu laptop justo antes de dormir.

 

5. Mantén tu habitación limpia, templada y ventilada.

 

6. Procura apagar la luz y dormir enseguida para evitar distractores.

 

7. Sé regular con tu hora de dormir. Establece horarios para dormir y hasta para despertarte.

 

Si tienes problemas para conciliar el sueño, también puedes probar Sub-Z®, que está indicado como un estabilizador fisiológico del sueño en pacientes con insomnio inicial (dificultad para conciliar el sueño), insomnio medio (despertares espontáneos), insomnio terminal (dificultad para mantener el sueño) y también ayuda a corregir los ciclos de sueño ocasionados por cambios de horario en viajes, conocido como jet-lag.

 

Sigue estas sencillas recomendaciones ¡y empieza a descansar!

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA