¿Te atreverías a desconectarte de las redes?

Publicado el día 06 de Abril del 2017, Por Maricruz Pineda Sánchez

En caso de que estés harta de vivir en Internet, hay una solución: unirte a los desconectados

Aqui va un banner...

HACE NO MUCHO, PAUL MILLER SE ATREVIÓ...

Pero lo de él era un experimento. En el portal The Verge, el periodista documentó cómo fue desconectarse de Internet y las redes durante todo un año.

“Todavía estoy aquí... aunque no lo parezca”, bromeó al término de una experiencia cuyo saldo fue de veintidós mil correos pendientes de abrir y la convicción de que los videos de gatos no eran tan divertidos.

“Aprendí mucho de míconecté con una dimensión más existencial e introspectiva. Pero también debo decir que estar fuera puede llegar a ser bastante solitario y aburrido”, afirmó. 

Su conclusión fue que la web es una herramienta fabulosa que no estamos sabiendo usar. Nuestro interés se ha centrado en simplemente ‘estar conectados’ sin que importe la calidad de la comunicación o la profundidad de los vínculos.

Además, se ha convertido en una obsesión. “Y de eso ya estamos hartos”, dicen los integrantes de una nueva tribu que está surgiendo por todo el mundo.

Les llaman the unplugged o los desconectados, y está compuesta por jóvenes, urbanitas, educados y profesionistas, que se plantean un modo de vida lo más alejado posible de Internet.

 

A LA DERIVA

Como si fuera cosa del diablo, para los desconectados la red es la nueva gran villana. La acusan de hacernos autómatas, superficiales, procastinadores, falsos y ansiosos.

Piensan que nuestro gusto por el timeline, los likes y los hashtags ya rebasó los límites y nos está sumergiendo en un torbellino de autodestrucción.

 

Ver también: 5 Maneras para dejar la mala vibra atrás y alcanzar tus metas 

 

EL FACTOR F

¿De verdad la cosa es tan terrible? Vaya, despertar y en seguida ponernos a revisar Face, pasar el día pegados a los chats, hacernos selfies, stalkear, repartir likes, lanzar hashtags, generar posts, montar una nueva lista de reproducción... no puede ser tan malo. ¿O sí?

¡Ups! Pues resulta que un estudio efectuado por el The Happiness Research Institute ha concluido que las personas que dejan de usar Facebook por una semana tienden a sentirse más felices y menos preocupadas.

Aunque la investigación estuvo centrada en esta red, se cree que al igual que lo afirman estudios como los de las universidades de Michigan o Humboldt, se obtendrían resultados similares si nos alejáramos de cualquiera de las otras redes.

Durante el experimento se midieron estados de ánimo, como la preocupación, tristeza, enfado, soledad, felicidad, la tranquilidad y entusiasmo, en poco más de mil voluntarios divididos en dos grupos.

Al primero se le pidió que dejara de entrar a Facebook y, al segundo, que interactuara normal. Los que no lo usaron dijeron estar más relajados, menos tristes y solos; afirmaron que la sensación de no haber perdido el tiempo les había hecho sentir bien y enfocados.

A pesar de que se habían aislado de las charlas, encontraron que las interacciones cara a cara los hizo más felices. 

6 Razones para no ser adicta a los ‘likes’

 

HUIR A LA MONTAÑA

Los desconectados dejan cada vez más evidencia de su presencia. En el documental ‘Summoning the Recluse’, de Ellen Xu, se expone una tendencia creciente entre jóvenes millennials chinos que están optando por retirarse a las montañas temporal o permanentemente.

Buscan la paz interior, silencio y calma, el contacto con la naturaleza, recuperar la sensibilidad, la creatividad, el control de sus tiempos y sus vidas, para guiarlas justo hacia a donde quieren, y, en primera instancia, entender dónde es exactamente ese lugar. 

Para lograrlo piensan que es imperioso huir de la vorágine de Internet.

 

 

HIGH TECH... OUT!

En nuestro país no vamos a la saga. Aunque por su misma naturaleza no se sabe mucho de ellas, hay comunidades neo hippies a las que pertenecen algunas estrellas como el líder de la banda Café Tacvba (Rubén Albarrán) y, que bajo la idea de volver a lo elemental, viven bajo acuerdos como no tener computadoras ni celulares.

Pero sin una postura tan radical, otras personas están empezando a tener la necesidad de tomar algo de distancia.

Hay quienes se quedan sólo con un par de redes o... quienes toman decisiones rudas.

 

INTER-DETOX

Las voces que recomiendan bajarle mucho más que dos rayitas a nuestra ciberadicción se multiplican.

Puede que lo hagan de manera indirecta, como Justin Bieber, Kendall Jenner o Kim Kardashian, anunciando su retirada a manera de detox mental. 

El autor de Deep Work, Cal Newport, afirma que más allá de la “corrosión de la vida civil y la superficialidad cultural que generan las redes”, su uso indiscriminado e idealizado nos están haciendo adquirir una idea bastante equivocada respecto a los beneficios de la popularidad, los factores del éxito, los modos de vincularnos y demás.

Newport agrega que todo esto puede llegar a afectar seriamente la manera de vivir y hasta la carrera profesional.

¿Qué debemos hacer? “Ponerse horarios o límites es una buena alternativa y no es tan complicado. Somos seres pensantes en control de nuestra vida”.

Establecer horarios para revisar las redes, elegir sólo las que podemos atender, depurar nuestros grupos y acotar las búsquedas son pautas para alejar los ciberfantasmas. Y es que al final no es posible huir de la modernidad, pero mantener el equilibrio es la clave. 

 

Cosmo recomienda:

10 Asuntos que NO debes tratar por correo

Manual de cómo NO usar Snapchat