Cómo identificar que no puedes dejar el pasado atrás

 
 

¿Sabías que pensar demasiado en lo que ya ocurrió puede convertirse en una enfermedad?

Por: Jessica Moreno @cosmopolitanmx

Foto: ANTON ZEMLYANOY

Pensar demasiado en lo que ya ocurrió puede convertirse en una enfermedad. Hay incluso un verbo para ello: Rumiar, y es momento de exiliarlo de nuestro vocabulario.

 

FASE 1: ¿Estoy rumiando? 

Cuando recuerdas algo malo, tu cabeza luce más o menos así:

- Estás pensando en alguna situación; sin embargo, ahora ya se ve más oscura porque recordaste detalles que habías pasado por alto al principio y, de hecho, el problema es peor de lo que habías pensado.

- Acabas de tener una sospecha de que afectará tu futuro. Seguro tu jefe ya no te pedirá más proyectos, nunca encontrarás novio o el karma de la vida te cobrará tu falta de acción. Ya lo ves venir...

- Ya tienes 10 respuestas posibles que hubieras podido dar, pero no se te ocurre ninguna manera de propiciar una situación para decírselas a los involucrados.

- Los detalles ya son difusos. No te acuerdas bien si en realidad te dijo eso, pero estás 89% segura de que sí, quizá incluso toda la oficina escuchó y tú ni te diste cuenta...ahora que lo piensas bien, te encuentras 93% confiada de que todo el mundo estaba viendo. 

 

Ver también: 5 Maneras para dejar la mala vibra atrás y alcanzar tus metas

 

Fase 2: Sí, sí lo estoy 

No hay duda de que te contagiaste del mal. Es momento de hacer un control de daños. Analiza: 

- ¿HAY ALGO QUE PUEDAS HACER PARA ARREGLAR LA SITUACIÓN?

Hechos contundentes, como levantar el teléfono y decir lo que piensas, no situaciones imaginarias de lo que ya no fue.

- ¿DE QUÉ TIENES MIEDO?

A lo mejor no se trata de una situación específica, como el hecho de que tu novio te hizo ghosting, sino un miedo concreto, como que nunca encuentres pareja.

Ese tipo de rumiación también existe y es aún más difícil de identificar porque no tiene fundamentos, pero es fácil de erradicar una vez que la has encontrado. 

- ¿QUÉ PUEDES APRENDER?

Quizá la próxima vez estarás mejor equipada para luchar contra una situación similar, o será más fácil ponerte un alto cuando te des cuenta de que por quinta vez en el día tu mente está vagando de nuevo hacia el hecho de que no te gusta tu trabajo, pero de cada rumiación surge una iluminación. Guárdala en tu mente. 

Visita galería

Shemances: Todo lo que tienes que saber la conexión profunda entre dos mujeres

 

Fase 3: Ojos hacia adelante 

Si todo fuera tan fácil como let it go y “ya, quítalo de tu mente”, no se convertiría en un problema mundial de salud, así que además de tu esfuerzo mental, estas son las medicinas.

- Ponte acertijos

Lo importante es cortar el pensamiento nocivo pero ya, y la mejor manera de hacerlo es con juegos de análisis, como el Sudoku, un crucigrama o hasta Candy Crush.

- Lee

No las noticias que pueden ser estresantes ni notas pequeñas, sino una novela cuyos personajes te fuercen a imaginar, eso mandará tus pensamientos hacia otra dirección. No hay límite de tiempo para esta terapia.

- Medita

No pretendemos que cortes tu día para ir a un rincón feliz de tu casa, instalar tu tapete, tu música y sentarte ahí una hora, a menos que te sea posible.

La dosis recomendada puede ser tan baja como cinco minutos, descarga una app de meditación guiada, ponte tus audífonos y respira como te lo indican.

- Ejercítate

Esta es la mejor cura a largo plazo, porque no sólo evitará que tu mente rumie durante el tiempo que lo hagas, sino que con suerte reemplazará tu adicción al pensamiento negativo por algo positivo.

- Ve una serie de comedia

22 minutos de tu programa favorito son suficientes para alejar tu mente de la situación mientras las nubes se disipan un poco.

Una vez que has tenido unas buenas risas, el problema no se verá tan malo o a lo mejor ya hasta se te olvidó por completo.

- Ten sexo

No hay mejor manera (ni más divertida) de despedirte del estrés, pues además de sentirte liberada, te darás cuenta de que hay alguien que se preocupa por ti y te apoya, sin importar los problemas por los que atravieses. 

 

Cosmo recomienda:

¿Por qué escogerte a ti por encima de una relación NO es egoísta?

¿Cómo deberías superar una ruptura amorosa según tu signo? 

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA