Cómo detectar si tienes dependencia emocional y qué hacer para prevenirlo

Publicado el día 05 de Mayo del 2017, Por Jessica Moreno

Descubre de qué lado de la balanza te encuentras y quítate un gran peso de encima de una vez por todas

Aqui va un banner...

El refuerzo de la autoestima es un instinto natural, nos encanta que la maestra nos ponga una estrellita dorada en clase y que un date no pueda quitarnos los ojos de encima gracias a nuestro deliberadamente sexy vestido nuevo.

 

A todos nos gustan los aplausos, pero hay que saber en dónde está la línea que hace que todos esos halagos de los demás le den un plus a nuestro bienestar personal (ejem, ejem, ego), o que en realidad sean la validación que necesitemos para poder sentirnos bien en nuestra piel.

 

Podemos enfrascarnos en un círculo de “por favor, dame likes o borro mi foto”, porque vivimos en un mundo social y es normal querer ser aceptado.

 

¡La evolución nos dio ese instinto de supervivencia! Pero la doctora Margaret Paul, experta en relaciones, dice que más allá de eso tenemos que practicar una conexión con nosotros mismos para sentirnos bien, incluso cuando nuestra popularidad no es tan alta como quisiéramos (en cualquier ámbito, ya sea en la oficina, con los hombres, amigos, etc.).

 

Nótese que utiliza la palabra practicar, porque sí, es algo que se ejercita hasta dominar el arte de “dejaré mi foto aunque sólo tenga un like”. Éstas son tus herramientas: 

 

EL RECHAZO, la resistencia y la distancia no son personales. Esta afirmación es difícil porque, obvio, nos duele si no le gustamos a alguien que nos encanta, pero es así. 

Los gustos son personales y cero manipulables, y de verdad: no eres tú, son ellos.

 

EL AMOR TIENE QUE VENIR PRIMERO DE TI. Cuando te encuentras llena de confianza y te quieres y respetas de una manera sana, no necesitas llamar la atención de los demás de manera exagerada.

Si una amiga te cancela el plan del fin de semana, no pasa nada, te tienes a ti.

 

Ver también: Los 6 beneficios que tiene la tristeza

 

NO PUEDES DEJAR QUE TE PISOTEEN. Nadie tiene el derecho de pasar por encima de ti, ni tu jefe ni tu familia ni mucho menos un hombre.

Defenderte de cualquier ataque emocional es asegurarte de que no tendrás vacíos que deberás compensar después.

 

NO ERES RESPONSABLE DE LOS DEMÁS. Una pareja dependiente que te drena también te deja vacíos emocionales que, finalmente, tendrás que llenar de una u otra manera, así que háblalo y pon distancia si te encuentras en este caso. 

14 Tips para ser una versión más sana y feliz de ti

 

EMPECEMOS CON UN PEQUEÑO CUESTIONARIO. RESPONDE CON ‘SÍ’ O ‘NO’:

- Siempre existe el grupito popular de las chicas cool de la uni/oficina/edificio... si eres parte de él, ¿te sientes más contenta?

- Tienes ganas de opinar algo completamente distinto a lo que está diciendo la mayoría, ¿lo comentas o prefieres no desentonar?

- Dinos la verdad: ¿eres celosa con tu pareja?

- Te encanta tu nuevo look, pero tus amigas dicen que te quedaba mejor el antiguo. ¿Vuelves a tus viejos hábitos?

- ¿Te sientes más segura de ti misma cuando tienes novio que cuando estás soltera? 

- Estás sola en tu casa. ¿Prefieres invitar amigos a cenar que pasar la noche por tu cuenta?

 

Si dijiste más de tres ‘sí' a estas preguntas tienes que dar dos pasos atrás y pensar un poco en esta palabra: needy. No te asustes, no estamos diciendo que lo seas, pero ésa es la imagen que podrías estar proyectando sin siquiera saberlo o, peor, sentirlo.

La doctora Margaret Paul considera que la dependencia emocional surge del miedo al rechazo y a creer que tú misma no puedes suplir todos los sentimientos positivos que necesitas y, por lo tanto, buscas que alguien más lo haga p or ti. 

 

LA REGLA DE ORO

La mente es un laberinto complicado y entender de dónde provienen las emociones o por qué no puedes evitarlas, es difícil, pero hay un modo de prevenir de raíz cualquier tipo de dependencia emocional.

¿Lista para escuchar el secreto y practicarlo? No evites el dolor. 

Cuando alguien te lastima y no quieres llorar, pones el sentimiento en la parte de atrás de la cabeza y resurge en otro momento de una manera inesperada, cuando ya ni siquiera te acuerdas del porqué te sientes así. Eso pasa con todas las emociones, no se crean ni se destruyen, sólo se transforman, y para convertirlas en energía positiva en tu vida no puedes dejar que se acumulen y menos ignorarlas.

Si sientes ira deja que se consuma, ¿miedo?, sácalo, no pasa nada. Tristeza, coraje... deja que todo fluya y, luego, sigue adelante. 

 

Cosmo recomienda:

La guía infalible para NO volver a ser insegura

TEST: ¿Eres una 'drama queen'?