¿Honesta o grosera? Te decimos cómo no comportarte como una insoportable

Publicado el día 21 de Julio del 2017, Por Mel Evans

Es momento de saber cuándo tu frase “yo sólo decía” afecta a los demás

Aqui va un banner...

Probablemente fue Confucio quien dijo: “La honestidad es la mejor política”, pero ¿sabes qué? No siempre. Nos gustaría pensar que estamos ayudando al ser sinceras, pero la mayoría de las veces sólo terminas lastimando el ego de alguien.

 

“Algunas personas piensan que si su comentario es genuino, es lo único que necesitan para expresar su opinión”, explica la psicóloga Ángela Bradley. Te enseñamos a no comportarte como una insoportable. 

 

PASO 1: La prueba

Digamos que alguien se ve cansado. ¿Te acercas a esa persona y le haces saber que tiene ojeras? Bueno, ese alguien, quizás, está consciente que se ve ultrafatigado y el hecho de que tú lo menciones no ayuda en nada, porque lo estás haciendo pasar de cansado a enojado. Antes de abrir la boca, mejor piensa muy bien en lo que lograrás al decirle eso.

“Es importante saber el propósito de tu verdad”, afirma Bradley. “Pero mucho más, ¿te pidieron tu punto de vista? Es grandioso aportar, si te lo piden. Pero si no, entonces no es relevante”. 

 

PASO 2: ¿Es frente a otros?

Si respondiste sí, no digas nada. Guárdate tu opinión para cuando te encuentres con esa persona a solas y no vayas a arruinar su día con un comentario innecesario.

“La sinceridad es fabulosa”, dice la experta, “pero debes estar segura de que no la usas como una excusa para ser insensible o humillar a alguien más”.

 

Ver también: Do´s y Dont´s para crecer como persona

 

PASO 3: Suaviza el golpe

Si has pasado los primeros dos pasos, utiliza todo tu tacto para expresar tu poderoso veredicto.

“Piensa si tu comentario tendrá un factor demasiado insultante”, afirma Bradley. “El viejo cliché de ‘¿se me ve bastante grande el trasero?’ es un ejemplo en el que, si es verdad, entonces puedes responder ‘sí’...”.

Y es aquí cuando te ves muy grosera, ¿cierto?

“Los buenos modos serán tus salvadores en estas ocasiones. Diciendo algo como: “Yo no lo pondría así, pero tienes otras prendas que se te ven mucho mejor”. Así serás honesta y sensible. Pero una vez más, sólo si te preguntaron”. Si tienes este don, procede. 

Los factores que se ocultan detrás de tu mal humor

 

PASO 4: ¿Pidieron tu opinión?

Muchas veces asumimos cosas y nos expresamos antes de descifrar qué están buscando o si nada más quieren desahogarse, sin necesidad de una reacción.

En este caso, cualquier respuesta será considerada como no deseada. Si una amiga inicia una conversación con “hay un compañero en el trabajo que no soporto”, antes de decirle que se comporta como una #DramaQueen, pregúntale si sólo necesita sacarlo.

Bradley sugiere que la dejes hablar y que le preguntes: “¿Te estás desahogando o quieres que te diga lo que pienso?”.

Tendrás una idea de lo que anhela de una manera rápida y sin tocar un nervio sensible o afectar la amistad.

 

PASO 5: Abordar un tema delicado

¿Qué sucede si tu amiga tiene un novio más inútil que  un reproductor VHS? A la mayoría nos gustaría que nuestra amiga supiera que sale con un príncipe desencantador. Pero, espera, sé considerada en cómo lo dices.

“Si platicas con alguien que no es cercano, entonces te recomendaría no decir nada”, aconseja Bradley. “Si es alguien importante, seguro la conoces lo su ciente para saber cuál será su reacción. Si hay muchos riesgos, conoces su historia y estás consciente de que es un imán de patanes, me mantendría alejada”.

Sin embargo, quieres seguir estando ahí para apoyarla, ¿cierto? Si has llenado los prerrequisitos para abrir tu boca, lo mejor es expresar tu preocupación.

Di algo tan simple como, “¿todo bien? Estoy consternada por ti”, pero detente antes de sumergirte en los conflictos que pueda tener su noviazgo, y ni se te ocurra inventar historias como que lo viste con alguien más. Porque no  tienes prueba alguna y todo se volverá un caos.

 

PASO 6: Si estás del otro lado

Te atacaron con una opinión que no pediste y te afectó emocionalmente. Sin lugar a dudas debes decirle a esa persona cómo te sientes con el golpe que te acaba de dar.

“Si no te importa, dile: ‘No te pedí tu perspectiva’”, recomienda Bradley. “Si es alguien cercano, deja que el momento pase antes de responder y comenta: ‘Estoy segura que no era tu intención, pero me ofendiste. Así que la próxima vez, si quiero una solución honesta, te buscaré’. También puedes hacerlo con un mensaje o un correo”.

Ahora ya puedes enfrentarte al mundo sin miedo a salir lastimada o tú hacerlo a alguien más. 

 

Cosmo recomienda:

¿Por qué escogerte a ti por encima de una relación NO es egoísta?

5 Maneras para dejar la mala vibra atrás y alcanzar tus metas