Cómo detectar si tienes el síndrome del patito feo y qué hacer para superarlo

 
 

Es momento de convertirte en un cisne y dejar toda la negatividad atrás

Por: Jessica Moreno @cosmopolitanmx

como-saber-sindrome-autoestima-actitud-patito-feo-seguridad-1

Foto: iStock Photo

El cuento de Hans Christian Andersen nos relata cómo un patito que se creía feo por no ser igual a los demás pasó a ser una de las criaturas más bellas del bosque cuando se dio cuenta de que en realidad era un cisne, superando a las otras aves (todos amarillos e iguales) y viviendo feliz por siempre.

 

Ok, la vida real no funciona así. Los patos amarillos (bullies) pueden hacer un serio daño en la confianza de los cisnes (¿tú?), que se convierte en un problema difícil de reparar si no lo reconoces a tiempo, así que para saber si es tu caso, piensa si has atravesado por alguna de estas situaciones:

 

* NO SOY BONITA

La belleza se encuentra en el interior, cierto, pero cuando entras en la adolescencia, rodeada de niños invitando a jovencitas a salir, comparas talla de bra con tus amigas (y te va muy mal), y recibes un bombardeo de imágenes que te dicen cómo deberías verte, pero tú no luces así, es difícil tener con anza. 

Corte A Años después la gente te nota, los hombres se te acercan y sí, tus genes rindieron cuentas y nalmente te gusta tu aspecto. 

 

* ME SIENTO DIFERENTE

No tiene que ver con ser guapa, sino con resaltar de una manera negativa (o eso crees) de la gente. Te gusta el rock cuando todos oyen pop, vas al cine a ver la peli en lugar de besar a tu novio (late bloomer), tus padres no tenían tanto dinero como los de tus amigos o te daba pena ser la nerd de la clase, qué oso.

Corte A Con el paso del tiempo, conseguiste un buen trabajo, por fin descubriste por qué tus amigos se sentaban en la última la del cine (y vaya que vale la pena), así es, tienes besties, y te da lo mismo tu playlist, hay de todo ahí. 

 

Ver también: ¿Qué es lo que tu desayuno dice sobre tu personalidad?

 

* EL ENIGMA X

La gente no era amable contigo, por alguna razón que hasta hoy escapa a tu mente, no les agradabas. Recibiste apodos, te segregaron o viviste algún tipo de maltrato por parte de tus compañeros o vecinos de tu edad, y lo encontrabas injusto.

Corte A Esto cesó. Tienes amigos a quienes quieres, un ambiente laboral que te gusta y la vida es distinta para bien. 

Visita galería

TEST: ¿Qué tan segura eres de ti misma?

 

LA RESPUESTA AL MISTERIO

Estas tres experiencias, de acuerdo con la psicóloga Melissa Burkley, son la base del llamado síndrome del patito feo, que aunque no es un diagnóstico médico, es una sensación que puede desarrollar trastornos como dismorfia o paranoia en casos extremos. 

 

El problema se refiere a cuando pasaste etapas de vida en las que te sentiste aislada, poco importante o te faltaba autoestima, y lograste darte cuenta de ello, ya sea por ti misma o por el amor de la gente que te rodea, pero pueden quedar aún algunos estragos en tu personalidad.

 

Pareciera que tu situación cambia como por arte de magia, aunque no es así, y no entiendes muy bien por qué, y es entonces que el cisne no se reconoce al espejo, sólo se queda como un patito confundido.

 

Según Burkley, todos tenemos características positivas y negativas, pero ella divide a la gente en dos tipos: los que creen que nacen con todo lo que tendrán en la vida, y aquellos que saben que un ser es moldeable.

 

Los primeros se sorprenden de su crecimiento, porque no encuentran apoyo en la sociedad, y los segundos lo buscan, a pesar de todo, así que aunque hayan sido patitos negros alguna vez (porque todos lo fuimos en algún punto) ni se dan cuenta y siguen adelante.

 

Estos cambios de especie pasan en su mayoría durante la adolescencia, y algunos los superamos con más éxito que otros. Si tú te reconoces como un patito convertido en cisne, es que has comprendido que la personalidad es como un pastel que vas decorando, naces con la base pero tú decides todo lo que quieras ponerle encima.

 

¿No estás segura de haberlo superado? Revisa la lista:

 

1. TE CUESTA TRABAJO RECIBIR CUMPLIDOS

Aunque en algún momento te hayas sentido poco atractiva, puedes aceptar que la situación ha cambiado y todos se dan cuenta; sin embargo, cuando alguien te lo hace notar lo niegas o te cuesta trabajo creer que es cierto.

 

2. NO LE DAS PODER A TUS ENCANTOS

Consideras que todo lo que ganes en la vida será a causa de tu cerebro, si acaso no te crees bonita, y viceversa, usas tu belleza porque no te sientes inteligente. El patito feo es capaz de tener ambos complejos en su vida.

 

3. NO CREES QUE NADIE PUEDA SENTIR CELOS DE TI

Tienes amigos, pero también ‘frenemigos’ y por lo regular no los reconoces, ya que te sorprende que alguien se sienta intimidado por ti, por lo tanto siempre te envuelves en problemas de este tipo. 

 

4. TE GUSTA PASAR INADVERTIDA

Consideras que es un rasgo más de tu personalidad, pero lo cierto es que te aterra bailar en el centro de la pista o hablar en público o ponerte una minifalda, aunque en el fondo sientas muchas ganas, no te atreves.

 

5. TIENES DESEOS DE SER MÁS BONITA

Todas observamos a las modelos de Victoria’s Secret y nos sentimos muy gordas, pero para la cena ya es cosa del pasado. Sin embargo, si tu deseo para el genio de Aladdin sería “ser hermosa”, existe un problema real en cuanto a tu autoestima. 

 

HORA DE VOLAR

De acuerdo con Burkley, el desarrollo dispar se encuentra en nuestra naturaleza, igual que la inherente necesidad de compararnos y, tal vez, sentirnos mejor al hacer menos a otro.

 

Con suerte todos superamos estos momentos en ambos bandos y salimos airosos. Si tú todavía sientes que no has mostrado tus verdaderas plumas, esto es lo que debes tener en mente cada día.

 

No necesitas un make-over total. La creencia es culpa de pelis como La Cenicienta, o cualquier otra en la que para triunfar las protagonistas deben cambiar de look.

 

Es verdad que unas buenas cejas y un lipstick favorecedor te dan un boost de humor, pero no lo son todo en la vida. Sabes quiénes son tus amigos. Al sufrir con bullies y luchar con tus inseguridades aprendes a reconocer a la gente que te aprecia por quien eres y tú los correspondes con todo tu corazón. Esta es una de las lecciones más valiosas que tendrás en la vida. Disfruta tus diferencias.

 

Resulta que todo eso que el mainstream no comparte es lo que te hace original. ¿Acaso no es esa la base de los hipsters tan de moda? Entre más única seas, mejor millennial serás.

 

No eres bitch. Dado que sabes lo que se siente que te hagan a un lado por tus gustos o tu aspecto, tú jamás lo haces con otros. ¡Bien por ti! Hay muchos tipos de belleza. En todas las tallas, colores de piel, sexualidades y nacionalidades.

 

Abajo los estereotipos, una buena actitud y confianza en ti misma son la belleza universal. No naces con todo el kit. No eres perfecta, pero tampoco tu vecino. Nadie llega siendo un sabio y eso es lo bonito, vas coleccionando muchas experiencias y conocimientos cada día.

 

Piensa: ¿cuándo has visto un patito feo? ¡Nunca, no existen! (a diferencia de los unicornios). 

 

Cosmo recomienda:

¿Honesta o grosera? Te decimos cómo no comportarte como una insoportable

La incondicional: ¿Amor o dependencia y baja autoestima? 

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA