7 Tips para recibir lo que mereces en el trabajo

Publicado el día 12 de Mayo del 2017, Por Itzcóatl Yedra Hernández

Es importante fluir con los golpes que surgen en tu carrera, pero eso no significa que debas ser el tapete de los demás...

Aqui va un banner...

Katy Perry canta su éxito “Roar”, Amy Schumer está poniendo a prueba el status quo y Beyoncé, pues, será “Queen Bee” para siempre. Pero el resto de nosotras somos más propensas a disculparnos aunque no hayamos hecho nada malo, en vez de decir de quién fue el error. Triste, pero cierto.

 

De hecho, un estudio del American Political Science Review reveló que en situaciones grupales; es decir, en la mayoría de los trabajos, las mujeres se expresan 75% menos que los hombres. Así que no sólo no nos apoyamos entre nosotras, sino que tenemos demasiado miedo de abrir nuestras bocas.

 

“Seguimos siendo la minoría cuando platicamos de posiciones de liderazgo o para alzar nuestras voces... y siento que no hemos tenido la oportunidad de desarrollar habilidades de comunicación asertivas o el apoyo entre nosotras para ganar la seguridad de expresarnos en el trabajo”, explica la consultora corporativa Marina Bakker.

 

“Tendemos a embotellar nuestros sentimientos y proyectar comportamientos de comunicación pasiva que pueden afectar nuestra salud mental”.

 

Necesitamos mejorar, y es que si no dices algo, ¿cómo esperas recibir lo que mereces? No dejes que te traten como tapete. Hazle caso a los expertos.

 

1. ¿Se meten con tu trabajo?

“No tengas miedo de establecer tus límites”, dice Julie Alexander, fundadora de Private Coach.

“Mira el panorama completo de lo que intentas alcanzar, acércate a tu compañero y dile: ‘No estamos obteniendo los mejores resultados porque estamos haciendo todo dos veces’. Velo desde la perspectiva que no lo está haciendo intencionalmente”.

Pero si se está llevando las medallas sin mencionarte, dirígete con el encargado del proyecto para hablarle del esfuerzo que has hecho sin culpar a nadie. Así pondrás en evidencia el trabajo de tu co-worker.

 

2. Tú eres la única que se queda tarde

El trabajo extra es inevitable en cualquier lugar. Pero si eres parte de un equipo y trabajas sola después de que se fueron todos, es momento de preguntarte por qué eres la única.

Antes de aventar por el aire todos los papeles  de una manera dramática, Alexander aconseja comenzar por preguntarle a tus compañeros si están dispuestos a colaborar.

¿No? Entonces es hora de hablar con tu supervisor. “Dile algo como: ‘Entiendo que el objetivo es alcanzar X, pero no puedo dar lo mejor de mí porque estoy exhausta de hacer tanto trabajo. Me gustaría que dividieras la carga entre más integrantes’”.

 

Ver también: 6 Tips que harán que tu jef@ te adore

 

3. ¿No te pagan lo suficiente?

Cuando comparas tu sueldo con el de otras empresas o tienes idea de cuánto ganan los demás, es fácil descifrar si tu salario es bajo. 

“Ten una conversación directa con tu jefe, diciendo que estás consciente de la diferencia en tu salario y que quieres entender su punto de vista al respecto”, dice Alexander.

“Si la razón no es suficientemente buena, cuestiónala; pide una junta confidencial con Recursos Humanos. Ellos pueden acercarse a tu supervisor por parte de la empresa y no la tuya, para asegurarse de dónde viene esa desigualdad”.

 

4. Revisa tu desempeño

Estás sentada frente a tu manager para tu revisión. Has trabajado mucho y esperas que tu esfuerzo no pase inadvertido, pero tu jefe sólo habla de las áreas de oportunidad en las que puedes mejorar, en las que no coincides.

No veas este momento para quejarte, sino para respaldar tu trabajo y ganar una retroalimentación.

“Cuando alguien te dé feedback, en vez de oírlo desde tu perspectiva, sé curiosa”, aconseja Alexander. “Procura verlo con dos mentalidades diferentes: con curiosidad y tomando en cuenta que le importas tanto a esta persona que te está dando consejos, cuando simplemente podría correrte”.

Si tu jefe cree que no estás trabajando lo suficiente, pide ejemplos y explicaciones. Si no coincides, dile algo como: “Es interesante que pienses eso, ya que desde mi punto de vista veo la situación de este modo. Hay una diferencia entre nosotros, ¿cómo la eliminamos?”. Al crear una conversación de “nosotros” en vez de “yo vs. tú”, alcanzarás progresos. 

Mean boss: ¿cómo sobrevivir a cada tipo de jefe?

 

5. ¡Necesitas un break!

Agotarte al extremo no es bueno para ti, ni para tu jefe ni para tus colegas. Pero a menudo sentimos que flojeamos por querer tomar unas vacaciones. Deja esa mentalidad de mártir lo antes posible.

“Explícale a tu supervisor que sientes que puedes servir mejor al equipo si recargas pilas”, dice Alexander. “Señala los objetivos que has alcanzado y que puedes regresar renovada”.

Habla con él al momento de que tengas las fechas específicas y con las negociaciones de quién o quiénes cubrirán tu trabajo. “Los motivas a aceptar tu plan”, afirma la experta.

“Si tienes un jefe que responde algo como: ‘Tenemos mucho’, pregúntate si esa es la cultura laboral que quieres. Tu salud afecta todo. Puedes amar tu trabajo; sin embargo, él nunca corresponderá tu amor”. 

 

6. ¿Culpable sin razón?

No hay nada peor que lidiar con la culpa cuando no cometiste error alguno. Así que “ve con el infractor y trata de entender su perspectiva. Sé curiosa y pregúntale directamente”, aconseja Alexander.

“Haz que intente crear una solución, como ir con el jefe a explicar la situación. La mayoría de las veces el culpable no lo hace por miedo a perder su trabajo. Pero si esa persona dice ‘ni modo’, ésa es una situación que tu superior necesita saber. Abre el tema sin echar culpas. Di algo como: ‘Considero que hice lo correcto, ayúdame a arreglar esto con una solución colaborativa’”.

 

7. Si sufres de bullying

Chicas, aquí no hay de otra, si padeces de algún tipo de acoso, por lo que más quieras, alza la voz. Si los directores saben que hay un bully y lo perdonan, es momento de salir corriendo. Pero es importante enfrentar  al bully antes de llevarlo a otras instancias.

Es probable que no esté tratando de afectarte con malicia o que no esté consciente de su método de comunicación.

“Ayuda si puedes identificar a las personas tóxicas y los trucos sucios que pueden usar para desacreditar tu reputación o sabotear tus avances,  porque así no caerás en sus juegos”, dice Bakker.

“Hoy día es mejor contenerte y no decir mucho, en particular si te sientes emocionalmente afectada por la situación”. Si es tu caso, parafrasea sus oraciones y repítelas, haciendo más preguntas. “Es un buen modo de defenderte sin ser percibida como inestable”.

“Siempre habrá personas que traten de manipularte, pero entender los fundamentos de una comunicación asertiva puede ayudarte a superarlo”. 

 

Cosmo recomienda:

11 Señales de que tu Coworker te odia en secreto

5 Cosas que están evitando que te promuevan y no tenías ni idea