Lo que debes saber sobre el aburrimiento crónico y cómo combatirlo

Publicado el día 09 de Agosto del 2017, Por Jessica Moreno

Arrastrar los pies de la cama a la oficina se ha convertido en una epidemia moderna que nos desmotiva un poco cada día

Aqui va un banner...

No hay que confundir el boreout con el burnout, un problema que se refiere a estar bajo constante estrés laboral y cansancio extremo. Este nuevo síndrome se encuentra justo al lado opuesto de la línea, en ese rincón de la oficina lleno de telarañas en donde nada pasa, al grado que el aburrimiento se transforma en un asunto igual de grave que el estrés.

 

Los psicólogos Philippe Rothlin y Peter R. Werder fueron quienes le dieron nombre al problema y lo describieron con tres características principales. ¿Te identificas?

 

1. Nadie se da cuenta de tu potencial en el trabajo. El hecho de hacer las mismas tareas cada día, sin tener un verdadero propósito y utilizando el mínimo de tu esfuerzo, te deja con la sensación de no ser aprovechado.

 

2. Acabas tus tareas pronto. Pasar varias horas del día viendo videos y revisando tus redes puede parecer una jornada sencilla para muchos, pero la verdad es que no ser activo se convierte en una situación deprimente.

 

3. No ves el punto de tu empleo. Tal vez la empresa no causa bene cios reales a nadie, al menos que tú lo notes, y te encuentras atrapada en un círculo en el que ya no te interesa hacer bien cualquiera que sea tu labor, porque ¿a quién le sirve?

 

Si tu profesión presenta alguno de esos síntomas, no debes dejarlos pasar como ‘normales’. La gente que lo ha vivido asegura que se muestra en forma de fatiga emocional y física, que no la motiva a comenzar su día, no se puede concentrar, pero les da lo mismo, ya que la hostilidad y la negatividad han entrado a su existencia, actitudes que pueden salir de sus o cinas para invadir otras áreas personales. 

 

LAS CAUSAS DEL ABURRIMIENTO

Un impresionante 15% de trabajadores en todo el mundo se encuentra bajo las garras del boreout, según un estudio de salary.com; 33% no siente que su empleo actual le presente retos, lo cual los pone al borde del síndrome, y a 65% le da lo mismo el futuro de su compañía porque no se siente emocionalmente vinculado con ella.

 

Ver también: Cómo conquistar las redes sociales y usarlas a tu favor en el trabajo

 

¿Cómo llegamos a esto? En parte es consecuencia de otros embrollos modernos, como las fiebres de FOMO y YOLO. Ser un número más en una gran empresa y matar horas en Facebook no es muy tentador, mucho menos para trabajadores jóvenes. Así que con el fin de no caer en el aburrimiento, ten cuidado con estas trampas: 

 

ANTES DE FIRMAR UN CONTRATO...

No pongas tu salario como prioridad. Aunque la paga sea atractiva, si se trata de una labor que no te motiva, ojo, el dinero no lo es todo en la vida. Mejor busca un empleo que te inspire a levantarte a diario y no solamente los días de quincena.

Analiza la inestabilidad. Si no está muy claro cuál será tu función en la compañía se podría crear un conflicto de identidad laboral, en el que a veces realizas tareas de dos puestos y en ocasiones parece que no eres necesaria. Pon las cosas claras.

No te estanques en sitios para los que estás sobrecalificado. Muchas veces aceptamos un trabajo que creemos será temporal sólo para tener ingresos y poder rentar un depa, y así se van los años en algo que parece un trabajo de verano. Mejor sé paciente y espera una labor más interesante. Cuidado, no tomes este consejo como “espera tu puesto soñado de CEO”, aprende a localizar las oportunidades. 

10 Maneras de tratar con una oficina tóxica

 

DESPUÉS DE HABERLO FIRMADO...

No te dejes envolver en la rutina. Llevas cinco años en la firma haciendo las mismas funciones a diario, comiendo en la cafetería y con la misma gente ¿Y? Nadie puede culparte de estar harta de la monotonía.

Expón las falsas promesas. Te dijeron que te incrementarían el sueldo en un año, que tendrías una oficina más grande o que te pondrían a cargo de proyectos interesantes y nada... bolita de desierto atravesando frente a tu computadora (dato cultural: estas plantas secas se llaman estepicursores).

Te topaste con un líder injusto. Cuando una sola persona se lleva todo el crédito por el trabajo de todos o el jefe tiene un absoluto favorito que no deja resaltar las capacidades de nadie, el bicho boreout empieza a sacar sus manitas. 

 

TRES MÉTODOS PARA COMBATIR EL PROBLEMA 

Aunque “cambiar de trabajo” es una salida evidente, no siempre es una opción viable, así que te proponemos otras maneras de combatir el aburrimiento en la oficina mientras encuentras tu pasión.

 

1. TOMA CURSOS DE ESPECIALIZACIÓN

No hay nada peor que intentar ‘matar’ el tiempo, nuestro recurso más valioso, mejor aprovéchalo tomando clases en línea de algún tema que te interese, el cual ni siquiera tiene que encontrarse ligado a tu profesión. En miriadax.net puedes inscribirte sin costo a talleres que van desde el mindfulness hasta historia del arte.

 

2. PIDE NUEVOS RETOS O PROPONLOS TÚ MISMA

Arma una propuesta para tus superiores de lo que te gustaría hacer dentro de la empresa, cómo puedes mejorarla y qué necesitas para lograrlo, no necesariamente que te pongan a cargo de más tareas, sino que te dejen organizar una jornada de reciclaje o un maratón entre los empleados, por ejemplo.

 

3. SACA PROVECHO A TU FLEXIBILIDAD

El problema principal del boreout es que la gente hace en ocho horas lo que podría hacer en sólo una, así arrastra el día y termina sofocada. Mejor define tu propio horario y ponte autorretos para completar tus pendientes en determinado tiempo, el resto del día considéralo libre, y en lugar de desperdiciarlo en Facebook, mejor dedícalo a proyectos much más inspiradores. Este pequeño cambio mental hará maravillas en la manera en que ves tu vida. 

 

Cosmo recomienda:

Linkedin: ¿La foto de tu perfil es la adecuada?

Mean boss: ¿cómo sobrevivir a cada tipo de jefe?