12 Verdades navideñas y cómo lidiar con ellas

 
 

Te presentamos la festiva guía para ser sincera sin remordimiento

Por: Itzcóatl Yedra Hernández @cosmopolitanmx

Foto: iStock Photo

Completa la oración: este será el año en que finalmente... Bueno, pues no es tan fácil, ¿cierto? La mayoría de nosotras empezamos la temporada de fiestas con deseos bien intencionados, desde empezar a comprar (por fin) tus regalos, hasta prometerte por ninguna circunstancia terminar bajo el muérdago besándote con el barman disfrazado de duende (otra vez). Pero tranquila, aquí te damos una guía infalible para lo que realmente pasará este año... 

 

1. LA PROMESA: Finalmente lograrás vestirte con el mejor estilo de la temporada.

REALIDAD: Te verás como si hubieras corrido por una tienda departamental cubierta de pegamento.

ANALICÉMOSLO: Quieres un look minimalista, pero una chica de la oficina sugiere una competencia de suéteres navideños. Te rindes y usas miles de telas sintéticas y lentejuelas. Te quejas, pero en el fondo, ¡te encanta! 

 

2. LA PROMESA: Estarás 100% comprometida. ¡Este es tu año!

- REALIDAD: ¿Ya viste esa pequeña caja bajo el árbol? No es un anillo, sino un broche personalizado con la cara de tu novio.

- ANALICÉMOSLO: Puede que este sea tu año o el de tu pareja, pero aun así debes controlar tus expectativas. Mejor prepara tu cara que diga: “Amor. Mil gracias, me encanta” . 

 

3. LA PROMESA: Tu departamento se verá como si fuera una página del catálogo de Navidad. 

- REALIDAD: ¡Mira! ¡Esa serpentina de miles de colores se verá increíble en mi pared! 

- ANALICÉMOSLO: Vuelve a leer el punto número uno. 

 

4.  LA PROMESA: No pelearás con NADIE de tu familia.

- REALIDAD: En serio, que se vayan al diablo *googlea viajes a la playa para uno*.

- ANALICÉMOSLO: Todo iba bien hasta que tu hermana dijo que no iría a la cena, tu hermano anunció que llevaría a su nueva novia que nadie conoce y tus papás que se encontraban hartos de cocinar, así que a menos que tú quieras hacerlo irán a un restaurante.

Todo esto, sin duda, desencadenará lágrimas, berrinches y publicaciones en redes sociales acerca de la santidad de este festivo ritual.

 

5. LA PROMESA: La fiesta de Navidad de  la oficina estará llena de solteros codiciados.

- REALIDAD: El buffet que servirán estará lleno de hombres de ética cuestionable.

- ANALICÉMOSLO: Otro año, otra oportunidad de comer bocadillos mientras bebes vino y hablas mal de tu jefe. Pero esta vez será diferente, ¿no? Has escuchado rumores de que contrataron a nuevos, por lo que la selección no puede ser tan mala.

Sin embargo, tras pasar la noche esquivando al mano larga terminarás en un restaurante de comida rápida, le pasarás tu número al chico quien, según tú, era muy guapo. Pero te llamará la mañana siguiente: “Hola, señorita. Soy Juan, del restaurante. No pagó por la comida...”. 

 

6. LA PROMESA: No comerás ningún platillo delicioso navideño y gordo. No comerás ningún platillo navideño y gordo. No comerás ningún platillo delicioso navideño y gordo.

- REALIDAD: Ya te comiste tres.

- ANALICÉMOSLO: La comida navideña debería ser patrimonio de la humanidad, ¿o no? El problema es que los antojos empiezan incluso desde antes de las fiestas y las probabilidades de que esperes hasta diciembre y llegues sin kilos extra a Año Nuevo son casi nulas.

¿Nuestro consejo? No luches contra tus sentimientos y disfruta. Compra esos vasos rojos de Starbucks. Y ni nos hagas hablar de las galletas navideñas en empaques o del delicioso pavo que prepara tu tía. ¿Por qué tenemos que frenar nuestra felicidad? 

 

Ver también: 6 Razones por las que siempre tendré una 'love-hate relationship' con Navidad

 

7. LA PROMESA: Asignarás un presupuesto para tus compras de Navidad y te apegarás a él.

- REALIDAD: Entraste a H&M... y pues ya sabemos en qué acaba esa historia.

- ANALICÉMOSLO: Ese presupuesto estaba diseñado para gastarse en otras personas, así que no cuenta. 

 

8. LA PROMESA: Por fin este año aprenderás a preparar un pastel.

- REALIDAD: Pastelerías al rescate.

- ANALICÉMOSLO: Motivada después de ver las temporadas de Top Chef, y luego de pasar horas en Instagram observando miles de recetas, te prometes que éste será el año en el que saques a la repostera que llevas dentro.

Gastarás todo tu salario en utensilios de expertos, dejarás ollas con frutas fermentándose, te distraerás y descubrirás, a mitad de diciembre, que se han echado a perder.

Al enfrentar la derrota, harás lo que cualquier mujer respetable haría: ir al supermercado a comprar tu pastel favorito. 

Visita galería

Lo que él más quiere de Navidad

 

9. LA PROMESA: Los deportistas olímpicos de invierno podrán aprender una que otra maniobra de tu rutina en patinaje sobre hielo.

- REALIDAD: Caerse en la pista de hielo duele. Y mucho...

- ANALICÉMOSLO: ¿Esos moretones en tus rodillas? No se comparan para nada con los que hay en tu ego. 

 

10. LA PROMESA: No tendrás ninguna cruda en Navidad. 

- REALIDAD: Descubriste que hay un bar en la esquina de tu oficina. 

- ANALICÉMOSLO: Cada año juras que será el último. No irás a bar alguno, sólo están repletos de personas que odias y que jamás se convertirán en tus amigos.

Sin embargo, si llegas a ir, definitivamente no te arreglarás. Ni visitarás todos los bares de la ciudad. Ni irás a casa después de las 11 pm. Ok, a medianoche está bien. Ok, te arreglarás, pero solamente con un sombrero trendy. Está bien, beberás shots, pero como castigo por no arreglarte. Ok, está bien, hasta la 1 am. Y si alguien sugiere ir al karaoke, pues no queda otra más que decir que sí. 

 

11. LA PROMESA: Lucir la tendencia de capas al experimentar con colores nuevos.

- REALIDAD: Comprarás lo primero que encuentres.

- ANALICÉMOSLO: Vuelve a leer el punto uno y cuatro. 

 

12. LA PROMESA: Una fiesta de Año Nuevo supertranquila.

- REALIDAD: Entras en pánico.

- ANALICÉMOSLO: A pesar de estar determinada a tener una cena pacífica con tus amigos, la presión social apesta. Intentarás ir a muchas reuniones, pero no disfrutarás ninguna, ya que siempre estarás presionada para llegar a la siguiente cena. Por fortuna, el próximo año será otra oportunidad, ¿cierto? 

 

Cosmo recomienda:

9 Martinis navideños que debes probar

5 'Sex positions' que tienes que probar estas fiestas

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA