10 Cosas que no sabías sobre tu himen

 
 

Te sorprenderá saber que hay muchos mitos (sexistas) sobre él

Por: Redacción Cosmo @cosmopolitanmx

himen, secretos, datos

Foto: Cosmopolitan US

1. Vienen en todas las formas y tamaños 


Como el resto de tu cuerpo, tu himen puede ser de cualquier tamaño y forma. Alyssa Dweck, ginecóloga en Nueva York y autora de libros sobre el cuerpo femenino dice que el himen es sólo un delgado tejido con un pequeño hoyo que mide de uno a dos centímetros dentro de la vagina. Pero este es el fun fact: no tiene propósito. 

2. No es algo que se puede ‘romper’ o ‘explotar’ 


A pesar de todas las metáforas que has escuchado, no hay ninguna cereza que explotar dentro de tu vagina. De hecho esta comparación (sexista) viene del sangrado que muchas mujeres tienen después de tener sexo por primera vez. El sangrado sí viene del himen pero se produce por el estiramiento de este. 

3. No es rojo, es rosita (¡qué cute!)

 

4. No desaparece mágicamente después de tener sexo 

 

Jessica Sheperd, una ginecóloga dice que el himen se estira durante el sexo por lo que puede sangrar. Sin embargo no desaparece. 

5. No siempre sangra cuando se estira. 


Dweck dice que muchas mujeres tienen un himen muy delgado por lo que se estira y no sangra - ya sea durante el sexo o durante actividades como gimnasia o andar en bici. Menos de la mitad de las mujeres sangra después de tener sexo por primera vez.

 

6. A veces se puede ver externamente
La doctora Rebecca Brightman dice que algunas partes de tu himen se pueden ver entre tu labia porque se ubica a sólo centímetros de la apertura de tu vagina. No necesitan quitarse.

 

7. No todas las mujeres nacen con uno
Y si no tienes uno, no pasa nada. No tiene ningún impacto en tu vida sexual. 

8. Algunas mujeres nacen con un himen muy grueso 
Algunas mujeres tienen un himen grueso que no se penetra ni se estira fácilmente. Esto provoca que la penetración sea dolorosa. Dweck dice que es raro, pero a veces un doctor debe estirarlo para que deje de doler. 

 

9. Puede doler la primera vez que se estira 
¡Pero no siempre! Dweck dice que puedes sentir como si algo se rasgara, pero muchas mujeres no sienten nada. 

 

10. No siempre sangras, entonces cualquier prueba de ‘virginidad’ no funciona


Hay algunas pruebas de virginidad en las que se dice que una mujer es virgen si su himen sangra la primera vez que tiene sexo. Sin embargo, como no todas las mujeres nacen con himen y no todos sangran además de que muchas mujeres estiran el suyo con actividades diarias estos exámenes no son creíbles. 

Con información de Cosmopolitan US

Comparte la nota
 

COMENTA ESTA NOTA